23 sept. 2015

Superación, esto lo escribí a mis 17 años el 4/02/13, hoy tengo 20 años.

Estoy tratando de superarme cada día ya no más ese bajo autoestima que me hacia sentir como un " bicho raro" ese complejo de inferioridad al resto, esa angustia constante, ese desprecio y odio hacía mi cuerpo, tratando de ser alguien que no soy, a que si alguien no me quiere ese no es motivo para menospreciarme si no demostrar lo talentosa que soy y que puedo salir adelante sin ellos.
Aprendí aceptarme con cada uno de mis defectos en mi cuerpo, a comer bien, a no tenerle miedo a la comida, al rechazo o a equivocarme ya que esa es una de las formas de aprender, sufrir es crecer. Siempre y cuando no nos quedemos atascados en ese sufrimiento y aprendamos de él, sabiendo afrontar los problemas que surjan tales como rechazos, traiciones, abandonos, etc.
Aceptar las cosas como son. Superé los daños que me he hecho y los que me han hecho.
He pedido disculpas aquellos que herí y busqué para mi vida otros objetivos. Fui a tratamiento con psicóloga, psiquiatra, médica clínica y nutricionista.
No podía creer que estuviera medicada con solo 14 años de edad pero ahora no puedo creer todo lo que he sido capaz de atravezar y soportar con sólo 17 años hasta el día de hoy.

Sigo con medicación para la depresión y la ansiedad. He decidido enfocar mi cabeza en algo que sea productivo y que me haga sentir bien conmigo; no quería depender de la comida tapando mis problemas y matándome al mismo tiempo en cambio hice algo mejor,  aprendí a afrontarlos y a superarlos.
Ahora dependo de mi y de la gente que me ama y quiere lo mejor para mi, no de una enfermedad. Para salir de esto siempre he querido que venga "alguien a salvarme", me sentía "no querida" por eso me dañaba a mi misma constantemente, si un chico no me quería, me destruía completamente lo cual me debilitaba más, tienes que atravesar la situación y afrontar el dolor aunque tu cabeza te atormente y no pare, eres más fuerte que ella, no dejes que te destruya la enfermedad, es tu elección derrotarla o no, obviamente no es fácil, es todo un proceso, la única manera es poniendo toda tu voluntad interior, cada parte de ti y no sólo haciéndolo por los que te aman si no por ti, aprendiendo que si tú misma no te quieres nadie lo hará, como dicen en Prozac Nation (Película)

Ojalá la vida fuese un poco más como en el cine. Quiero que un ángel venga a mi como le ocurre a james stewart en que bello es vivir y que me quite esa idea del suicidio. Siempre he estado esperando ese momento de luz que me liberase y cambiase mi vida para siempre. Pero él no vendrá, esto no ocurre así. Todo lo ocurrido, todo, formaba parte de un proceso de recuperación. Del mismo modo que me hundí, volví a levantarme. Gradualmente y luego de repente. 

Les aseguro que una vez que lo hayan pasado, no volverán a ser igual que antes si no que serán mucho más fuertes.
Se han ido personas de mi vida en muy corto plazo lo cual  jamas hubiera imaginado, también me decepcionaron muchas que si me lo hubieran hecho en aquel entonces, hubiera sido un caos pero sin embargo, hoy en día,  puedo estar sola tranquilamente sin pasar por un infierno y sin autodestruirme a mi misma. He adquirido una increíble capacidad para saber diferenciar las cosas que valen la pena sufrir, es una paz interior, es sentirse que eres capaz,  no te conviertas  en tu propio enemigo ya que contigo tendrás que convivir el resto de tu vida, quiereté a ti mismo, sal adelante y descubrirás todo lo que eres capaz de atravesar, soportar y aprender.

Aprenderás que uno mismo es quien debe cultivar su propio jardín y cultivar su alma sin esperar a que alguien le traiga flores.

0 Comentariioss: